Cocinando … Niñas de casi tres años con más habilidad que su madre

Desde aquí, aviso a navegantes: “Nunca subestiméis la habilidad de un niño de casi tres años”.

Os cuento.

Estoy totalmente rendida a ganar puestos en el ránking de #MadresEntregadasALaCausa, y para ello, el otro día hicimos un brownie para merendar.

Gracias al calendario de adviento que nos curramos en su día, una de las actividades era cocinar un postre navideño juntas. Evidentemente, lo de “navideño” lo obvié, aprovechando que la terremoto de Parla aún no sabe leer.

Para ser sincera, también obvié el día.

Es decir, el pastel estaba programado para el día 16, pero el día 12 aquí la menda, usease una servidora, tenía un antojo de chocolate que, en caso de no ser cubierta la necesidad, no se cómo hubiese actuado. Así que, para evitar males mayores cambié un paquetito por otro y aquí paz y después gloria.

Nos pusimos manos a la obra.

Cuando Vega cogió un huevo, me eché a temblar y pensé “la que va a liar”. Y, la dejé hacer. Total, una docena de huevos esperaban ansiosos en la nevera, así que, si estropeaba uno, no iba a pasar nada.

Pero nada más lejos de la realidad, ni un Top Chef de esos, oiga! ¡Qué soltura! y, lo más difícil, ¡con una mano y sin caer ni una cáscara dentro del recipiente!.

Tan boquiabierta me dejó que pensé que eso había sido la suerte del principiante y le dí otro huevo. Y, sin pensárselo dos veces dio un golpetazo seco contra la encimera, levantó el huevo encima del cuenco y apretó su manita para volver a conseguir que cayera sin cáscara.

Y así, con el tercero y con el cuarto.

Después de semejante exhibición casi me voy a por el bloc de notas para coger apuntes e intercambiar roles. Ahora yo era la pupila y ella la maestra. Porque no os creáis que tal habilidad suponía un esfuerzo a la protagonista. Que no. Que si la dejo se casca sin miramientos los doce huevos. Así que me limité a leer en alto la receta y ella con su don innato iba haciendo y deshaciendo al gusto.

Aquí os dejo la receta que usamos, pero hay millones rondando por la red.

Ingredientes:

  • 100 g de Mantequilla
  • 200 g de chocolate fondant postre
  • 4 huevos
  • 100 g de azúcar normal o glass.
  • 1/2 cucharadita de postre de bicarbonato.
  • 80 g de harina de trigo
  • De 50 a 100 g de nueces (depende de lo que os gusten)

Preparación:

1.- Prepararamos el recipiente donde lo vamos a cocinar. Con una medida de 20×20 da para 9 brownies generosos. El mío era ovalado, pero lo ideal es que sea rectangular. Se unta con mantequilla y se espolvorea, bien con harina, ó aún mejor, con colacao o cacao. Con este truco solucionamos el problema de las motitas de harina cuando lo sacamos y encima intensificamos el sabor de este delicioso manjar.

2.- Introducimos en un cuenco el chocolate en trozos pequeños con la mantequilla y lo ponemos en el microondas durante 4 minutos a temperatura media. Sacamos y juntamos bien la mezcla con una varilla hasta que quede una crema de chocolate parecida a la nocilla.

3.- Batimos en un bol grande los huevos con el azúcar hasta que quede una crema espumosa. Añadimos la media cucharadita de bicarbonato. Aquí, se puede introducir un poquito de azúcar vainillada, pero yo no tenía.

4.- Vertemos la crema del chocolate en el bol anterior y mezclamos bien con las varillas.

5.- Tamizamos la harina con un colador y añadimos a la anterior mezcla, revolvemos muy bien hasta conseguir una pasta crema homogénea.

6.- Vertemos la mezcla de chocolate en la bandeja de cristal y partimos las nueces y con ayuda de un tenedor las cubrimos con la crema.

7.- Cocemos el brownie en el horno precalentado a 180º grados en la parte intermedia durante 35/40 minutos (todo depende del horno, siempre mirad con un tenedor que al pinchar salga seco). Cuando lleve ya 20 minutos en el horno tapamos con un poco de papel de aluminio para que no se queme la superficie y la costra quede perfecta y crujiente. En mi horno el tiempo de preparación fueron unos 35 minutos. Hay que estar pendiente, porque si os pasáis, se queda reseco y os añugáis. Vamos, que no hay quien se lo coma.

8.- Lo cortamos, lo emplatamos y añadimos un poquito de helado del sabor que queráis. Porque aunque el original es con helado de vainilla, en la variedad está el gusto. Yo usé un helado de galleta con cookies que te deja inconsciente. Y como guinda, un poquito de sirope de chocolate

Y este fue el resultado de nuestra merienda:

PhotoGrid_1387447324396

BollitoHechoPorMí, así lo calificó Vega, sólo es apto para amantes del chocolate.

*No tengo foto del momento estelar cascahuevos debido a mi estupor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s